La Catedral de Salamanca y su astronauta


SALAMANCA
Quien diga que Salamanca solo tiene vida nocturna, miente. Buena prueba de ello es este fin de semana que pasé allí con unos amigos. Hay actividades, lugares de interés y fiesta por igual, aunque entre los jóvenes sabemos por qué es conocida.
Toda la ciudad vieja de Salamanca fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Nosotros, que no queremos quedarnos en la superficie, decidimos ver la Catedral de Salamanca ya que, al igual que la Universidad es famosa por la rana, la Catedral lo es por el astronauta.

Preguntamos cómo llegar a la Catedral y un lugareño nos contestó: “Supongo que os referís a la Catedral nueva, la del astronauta… ¿no?”. Investigando un poco descubro que Salamanca tiene dos Catedrales y, aunque la más visitada sea la nueva, la Catedral vieja de Salamanca (románica) merece una mención.

La Catedral Nueva de la Asunción de la Virgen es la sede de la Diócesis de Salamanca. Fue construida entre los siglos XVI y XVIII (se construyó entre 1513 y 1733 conservando la vieja) y básicamente está construida en dos estilos: gótico tardío y barroco.

Para ver el astronauta, tenemos que ir a la puerta de Ramos (norte), en el lado izquierdo. En 1993, Salamanca iba a celebrar la exposición Las Edades del Hombre y se decidió restaurar esta entrada a la Catedral. Durante esta restauración, en 1992, el cantero Miguel Romero labró el astronauta, siguiendo la tradición de incorporar un elemento contemporáneo en cada restauración. También podemos ver un dragón con un helado de tres bolas riéndose.

Una vez dentro, podemos ver un órgano precioso y un crucero impresionante (además de una decena de capillas de oración, altares y un coro). Para una mejor visualización del crucero, encontramos un espejo que nos ayuda a no perder detalle y no acabar con dolor de cuello.

La entrada a la Catedral es gratuita, así que os invito a que vayáis a buscar al astronauta y, una vez allí, aprovechéis a entrar. ¡Veréis que crucero!

2 pensamientos sobre “La Catedral de Salamanca y su astronauta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *