Archivo de la etiqueta: atardecer

Currytrip DIA 11 – Paseo por el mercado de Calcuta y el atardecer en el Victoria Memorial

11/22 · (2012-10-29)

Nos levantamos medianamente pronto para ir a un mercado local, que nos han recomendado pasar por alguno en India. Podíamos haber ido en taxi, porque está bastante lejos, pero decidimos ir callejeando para descubrir Calcuta.


El mercado está resultando un completo fracaso y agobio por la cantidad de pesados que nos siguen todo el rato, sin dejar de molestar e, incluso, agarrando para vendernos cosas. Jugamos con ellos a girar, separarnos pero les da igual: tienen menos que hacer que nosotros.


Como decía, es un fracaso de excursión hasta que descubrimos la zona del matadero. Si, en mitad del mercado hay una zona en la que matan a los animales (cabras y gallinas sobre todo). Allí también encontramos a unos niños pastores con los que jugamos un rato y hicimos unas cuantas fotos. ¡No sabéis que cara ponen al verse en las pantallas de la cámara!¡Con qué son felices!


Al salir, vamos a comer un espectacular Egg and chicken rollin en Kati Roll, un puesto callejero del que todo el mundo habla y que aparece hasta en las guías. Increíblemente barato y delicioso.


Andoni quiere tomar el té en el hotel Taj Bengal, así que empezamos a andar en esa dirección, con tan buena suerte que atardece justo en frente del Victoria Memorial. Poco tiempo tenemos para hacer fotos, pero decidimos entrar y dar una pequeña vuelta porque la luz es impresionante. Si ya íbamos tarde, ahora vamos mucho más.


Seguimos caminando rumbo al Taj Bengal teniéndonos que agachar por los vuelos rasantes de unos murciélagos del tamaño de gatos. La caminata es digna de mención, pero seguimos embobados con el pais.

Estando tomando el té (yo un brownie con helado de vainilla), nos llama Iñaki que está con los ex-pat, que si nos animamos a cenar con ellos. ¡Pues claro!

Quedamos en el restaurante Peter Cat, en el centro de Calcuta, así que cogemos un taxi. La cena, y posterior sobremesa, se alargó hasta bien entrada la noche…

París y su torre Eiffel desde Montparnasse

PARÍS

Tenía pinta que la torre de Montparnasse tendría buenas vistas, pero no era, ni mucho menos, nuestra primera opción para ver atardecer en París. De hecho, fue la casualidad la que nos llevó hasta allí.

Nuestra intención era ver el atardecer en la terraza del Instituto del Mundo Árabe, que la entrada era gratis, tenía bar y, mientras yo estaba haciendo fotos, mis amigos se estarían bebiendo una cerveza. ¡Con este plan ganábamos todos!

Lo que no sabíamos es que la terraza cerraba a las 18.00h, así que mi cabreo fue monumental. No tanto mis amigos, que una cerveza no va a ningún lado, sino porque me había perdido las fotos del atardecer.

Tan mal me vieron que cogimos el metro para llegar justo antes del atardecer a la Torre de Montparnasse. Pagamos (con dolor) los 13€ que cuesta la entrada y subimos hasta la plante 56 en uno de los ascensores más rápidos del mundo. Ojo, que no lo digo yo, que está comprobado y documentado: ¡56 pisos en 38 segundos!

Una vez arriba, llegamos a una salita con vidrieras de las que no tengo fotos, porque estaba buscando mentalmente la Torre Eiffel para ponerme a hacer fotos. Pero aún quedaba lo mejor: ¡La terraza del piso 59!

¡¡Las vistas de la terraza son impresionantes!! Dicen que son las mejores vistas de París, por las vistas que tiene de la Torre Eiffel y porque desde la torre de Montparnasse no se ve la torre de Montparnasse… ;)-

Los fotógrafos lo tenemos mal porque está rodeada casi totalmente de cristalera (en algunas zonas hay unas pequeñas aberturas para poder meter el objetivo y evitar los reflejos). Más aún si vamos sin trípode…

Llegamos tarde, así que estaban casi todos los huecos ocupados. Aún así, me abrí hueco y me quedé haciendo cola a que anocheciese (aguantando hasta que se hizo de noche).

Las fotos van desde mi llegada, puesta de sol, encendido de la Torre Eiffel, París en la hora azul y París de noche (cada hora, la Torre Eiffel es iluminada con unas luces parpadeantes de color blanco. Merece la pena).

[Nótese que desde las 20.45h hasta las 21:57h casi no me moví del sitio.]

Una vez sacadas estas fotos (con las que quedé muy contento), decidí dar una vuelta por la torre a ver qué se veía. El quedarme estático mirando la Torre Eiffel fue un grave error, ya que hay vistas espectaculares mires en la dirección que mires. Al ser muy tarde, me quedé sin hacer foto a casi nada.

Era tarde, no habíamos cenado y hacía frío, pero la terraza de la Torre de Montparnasse seguía abierta (cierra a las 22:30h). Decidimos irnos, con la sensación, de haber invertido muy bien esos 13€. ¡Merece la pena!

Miramos atrás y vimos la Torre iluminada… ¡Cómo impone! No nos habíamos casi fijado de lo rápido que habíamos llegado, pero son 210 metros de altura

#Currytrip DÍA 2 – Primera vuelta por Delhi

2/22 · (2012-10-20)

Después de unas 24 horas de viaje que nos traen a Delhi, nos levantamos tras 3 horas de “siesta” y empezamos a andar hasta sin rumbo fijo pero con intención de llegar a Connaught place, que parece que había muchas tiendas.

Primera pega: El cruzar calles. No hay pasos de cebra ni semáforos, pero vemos que todos los indios cruzan las calles sin miramientos (aunque sean de 7 carriles). Así que nuestra táctica es ponernos detrás de ellos para ver como lo hacen, que pararen ellos los coches y, sino, que nos hagan de barrera.

[Aprovecho y os dejo un video de esa misma noche de como un niño cruza una calle cualquiera de Delhi. Se nos ve esperando a que “pare” los coches pero se lanza tan a lo loco que nos toca esperar a que venga alguien más…]


Todo nos sorprende y parecemos pueblerinos en la gran ciudad. ¡Es cambio es brutal!

Empezamos a callejear y llegamos hasta India Gate o Puerta de la India, un monumento creado en 1931 para conmemorar a los soldados indios que murieron en la 1ª Guerra Mundial. Allí nos encontramos con unos niños con una sola peonza, Andoni se atrevió a decir que no sabían, cogió uno de los chicos y se la dejó bailando en la mano. Directo.

Nos damos cuenta que hay mucho turista indio. Apenas vemos media docena de occidentales por las calles, así que, cuando nos cruzamos con ellos, nos saludamos. ¡Como cuando vas de vacaciones y te encuentras con alguien de tu pueblo!

Estando en el India Gate, vemos una recta enorme y, al final, un edificio peculiar, así que, decidimos ir. Tras cerca de 2,5km de recta y jardines, donde andaban jugando al cricket, llegamos a Rashtrapati Bhavan (residencia del presidente de India) en un precioso atardecer. Decidimos que era hora de volver al hotel, que a pesar de ser las 16:00h, estaba casi de noche y no sabíamos aún dónde estábamos.

Nos encontramos con mucho cuervos y halcones. Así, en mitad de la ciudad. También hay mucho perro pero todos andan arrebujados en el suelo y sin fuerzas como para morder. Realmente, el peligro de contagiar la rabia pasa por los monos que abundan en depende qué zonas.

Como estamos derrotados, nos vamos al hotel y cenamos allí mismo. ¡Pedazo de cena!

(Me sorprende ver arroz con leche y yogur -ambos con leche-, aunque al momento me dí cuenta que es para paliar el picante. El agua mineral, embotellada y precintada.)