Archivo de la etiqueta: cinco estrellas

Currytrip DIA 12 – Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta

12/22 · (2012-10-30)

Me levanto y Andoni me dice que ha pasado la noche en vela: vomitando, se ha pegado 3 duchas frías… Yo, ni me he enterado. Así que cambiamos el plan de ir a Darjeeling por el de quedarnos en Calcuta a no hacer nada. Invertimos el dinero de vuelos, hoteles, transporte y demás en coger 2 noches en el Hotel Oberoi, un 5***** con piscina. Mejor perder Darjeeling que Varanasi…

Llegamos, hacemos el check-in y Andoni va a pegarse un baño en la bañera, con agua caliente ilimitada y yo, mientras tanto, me bajo a la piscina. A los 40 minutos baja Andoni, se da un chapuzón y, porque no se bañe solo, le acompaño. Nos torramos un poco al sol y decidimos irnos a comer algo al restaurante del hotel. La carta es inmensa y cara, pero hay una cosa que nos llama la atención: Una hamburguesa de ternera. ¿En la India? Bueno, por algo será un 5 estrellas…

Después de la comida, Andoni quiere echarse la siesta, así que yo, me bajo otra vez a la piscina. Ahora con el ipod a escuchar música y a no hacer completamente nada. Lo malo de todo esto es que a las 17:00h se hace de noche y, aunque hace calor, estar en la piscina de noche y solo en una hamaca es un poco raro, por lo que decido subir a la habitación, me preparo y me voy a dar una vuelta cámara en mano. Dejo a Andoni metido en la cama y con las luces apagadas.

Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 1 chalo84

La vuelta empieza normal, con mucha gente ofreciendo cosas. Yo, sin hacer excesivo caso a nadie, comienzo a callejear. No tengo miedo a perderme, porque llevo un tarjeta del hotel y dinero para el taxi.

Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 2 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 3 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 8 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 5 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 6 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 7 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 4 chalo84

Tras 45 minutos me adelantan dos chicas indias. Se ríen, les río, siguen. Frenan, les adelanto, ríen y río. De repente, me empiezan a hablar. Que qué hago aquí, que de dónde soy y, cuando se enteran que hablo español, una de ellas empieza a hacer esfuerzos por hablar conmigo en castellano. Que está aprendiendo. Me recomienda ir a los jardines Victoria, dar un paseo por la zona del mercado y también un restaurante callejero que hay cerca del hotel para cenar. Se despiden de mi con la frase “nos volveremos a ver, aunque igual no en esta vida”.

De tanto hablar andando (o andar hablando), he perdido el rumbo. No tengo ni idea de donde estoy, así que he intentado dar media vuelta y tratar de seguir mis pasos. Sobre papel parece un buen plan, pero tampoco lo he conseguido.

He llegado a un sitio donde había muchos niños subidos en furgonetas bailando y cientos de adultos bailando…  No sé si será por Halloween u alguna otra festividad, pero les he seguido un rato tratando de integrarme. No lo he conseguido: soy el único blanco en muchos metros a la redonda.

Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 9 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 11 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 10 chalo84Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 12 chalo84

He seguido caminando y me he parado a comprar un regalo a mi madre, que le gustan mucho los elefantes y he visto uno que era una elefanta con un elefantito en la tripa, así que me he parado y ha empezado la negociación. Me pedía 650r (8,5€), pero como en India todo se regatea, le he dicho que no llevaba encima más de 100r. Evidentemente, me ha contestado que eso es muy poco, que me lo guardaba y lo compraba al día siguiente. Se me ha ocurrido decir que me marchaba hoy, que era mi última vuelta por la ciudad y le he demostrado que no tenía más dinero (sí que tenía, pero lo llevo repartido en varios bolsillos de la cartera y solo he enseñado uno) y, después de un par de amagos de irme, ha aceptado.

Currytrip DIA 12 - Una mala noche, Oberoy 5 estrellas y paseo nocturno por Calcuta 13 chalo84

El hermano del tendero, que estaba ahí -Ranjit-, me pregunta si era español, que tiene una madre española que le dio dinero para el colegio, los libros, el uniforme y todo lo demás. Que si no fuese por ella no sería quien es, que se llamaba Alejandra, que vive en Málaga y que tiene 3 hijos -sus hermanos-. Todo esto me ha sonado un poco a mentira pero me ha enseñado un teléfono en el móvil con un +00346xxxxx llamado Mama Alejandra. Me dice que le gusta mucho el fútbol español, pero solo el Barcelona y el Ath. Bilbao. Me lleva a su tienda de antigüedades, aunque sabe que “no tengo dinero”, me ofrece té, agua y cerveza y estoy un rato hablando allí con ellos. Me dice que espere un segundo, que va a buscar a su socio sabe mucho de fútbol (por un momento se me pasa por la cabeza el tráfico de órganos). Al final aparece Ranjit con su socio y empezamos a hablar de fútbol. Conoce a muchos jugadores, incluso, cuando se menciona al Athletic, empieza: Bielsa, Llorente, Iraizoz, Muniain… Ranjit le dice “Javi Martinez” y este contesta: “No. Munich. Pesetero”.

Le digo que estoy muy bien, pero que me tengo que ir y me lleva hasta la misma puerta del hotel, porque yo, seguía perdido. Lo más surrealista que me ha pasado en mucho tiempo.

Tse Yang, un chino en el hotel Maria Cristina

DONOSTIA – SAN SEBASTIÁN (GIPUZKOA)
He tenido la suerte de poder pasar por el restaurante Tse Yang, abierto recientemente dentro del restaurante más lujoso de Donostia: el hotel Maria Cristina.[Antes de mostraros los platos, quiero pedir perdón por la calidad de fotos, pero esta parada gastronómica salió un poco de improvisto después de un día agotador. El iphone4S llegó con un 7% de batería al restaurante, sin ninguna otra cámara a mano, así que, tuvimos que racionalizar…]

A primera vista es un lugar impresionante, muy lujoso. No es un chino normal, con chinos de un lado a otro y mucho ruido. Eso, para mí, es parte del encanto de los restaurantes chinos… De lo poco que se oye son los tacones del maître de la sala.

Éramos los únicos autóctonos del restaurante (Gipuzkoanos digo).Los palillos me encantaron y como pueblerino que soy, estuve toda la cena pensando llevármelos a casa. Al final los retiraron, así que fue imposible. También, como pueblerino que soy, no pude evitar jugar mientras llegaba al primer plato. Incluso tuve que preguntar qué eran las salsas, ya que presidieron la mesa durante toda la cena (y más que fueron trayendo).Nos decidimos por el menú Szetchuan, porque era del único menú que tenía Sopa Wonton (plato favorito de Andoni) y encima, un avisaba que era ‘picante’.

El precio no es de los restaurantes chinos que suelo visitar, ya que por lo que aquí come uno, en otros pueden comer una media docena. Dos conceptos totalmente diferentes.Andoni pidió la carta de tés, pero no tenían. Eligió un té verde y viene con azucarillo autóctono de Café Aitona. La primera tetera vino casi vacía. Curioso.

Yo pedí agua para beber y me iban rellenando cuando se daban cuenta. Me gusta que me dejen la botella para que me sirva agusto y más si hay comida picante.Mientras esperábamos, nos trajeron algo que nunca supimos qué era. Rico estaba (un poco seco, pero lo usamos para probar las diferentes salsas), pero no hubiese venido mal una breve explicación… Nunca había probado la Sopa Wanton y creo que la voy a pedir más a menudo. Me gustó, aunque la sopa estaba un poco picantona (aunque es parte de la gracia). Como diría mi abuela, estaba un poco ‘bixigarri’. La pasta rellena estaba rica, aunque le faltaba un poco de ‘chicha’ según Andoni.El rollito de pato picante estaba muy jugoso. Me gustó. La salsa agridulce un poco espesa ayudó, pero un rollito partido por la mitad en ese pedazo de plato quedaba minúsculo.Tampoco había probado nunca el rollito de lenguado. Cuando llegó me dió la impresión que era un pan chino, pero el interior era como una enorme gamba con gabardina acompañada de verduras. Rico.El pollo con albahaca, el filete de buey ‘Szetchuan’ y el arroz blanco llegó a la vez. Me hubiese gustado que el pollo tuviese un poco de salsa para acompañar el arroz blanco, ya que soy de juntar el arroz con la salsa del 2º plato. Estaba tan rico que repetí un poco de todo (menos arroz, que sobró).El postre, muy típico chino: fruta de temporada. Piña, melón, kiwi y mango. No sé, nada chino.En general estaba todo muy bueno, lo que cada uno tiene que ver si compensa pagar ese precio.
Yo, dudo que vuelva.