Archivo de la etiqueta: Sanlúcar de Barrameda

Un Gin&Tonic en el Afrikano de Sanlúcar

SANLÚCAR DE BARRAMEDA (CÁDIZ)
El chiringuito Afrikano es un lugar privilegiado para ver el atardecer sanluqueño, acompañado de un buen Gin&Tonic.

De todas formas, el Afrikano no solo sirve Gin&Tonic-s al atardecer, puesto que está abierto para dar desayunos-comidas-cenas y, por la noche, se convierte en un estupendo local ChillOut.

Tiene unas camas/mesas estupendas para disfrutar del trago, que puede no ser Gin&Tonic. También tienen mojitos, caipiriñas, margaritas, etc. Os dejo la carta.

Buena bebida, buenas vistas.
La compañía, a cuenta de cada uno…

Los langostinos de Casa Bigote de Sanlúcar

SANLÚCAR DE BARRAMEDA (CÁDIZ)
Los langostinos (por llamarlos de alguna forma, porque parecen dinosaurios) de Casa Bigote de Sanlúcar de Barrameda, son los mejores que he comido en mi vida por tamaño, compañía y, sobre todo, gusto. ¡Eso es masticar el mar!

La Casa Bigote está regentada por los hermanos Fernando y Paco Bigote y, lo que comenzó como una pequeña taberna en época de pescadores, ahora se le ha sumado un restaurante con dos plantas y mucho movimiento. La taberna da servicio a terraza.

La planta superior tiene vistas a la desembocadura del Guadalquivir en el atlántico, frente a la playa y a dos pasos del embarcadero que se cruza el río al Parque Nacional de Doñana. Es, por tanto, un restaurante en un lugar privilegiado.

Después de estar toda la mañana trabajando* con Pepe Ferrer, llegamos a Casa Bigote a probar los langostinos. Cuando los pedimos, Paco Bigote nos aconsejó amenizar la espera con un poco de atún curado con sal y acompañado de salsa de tomate casera. Y es que la frase que nos dijo fue, textualmente: “¿Que os parece si os traigo algo mientras cocemos los langostinos?”. Y eso fue lo que nos hizo sospechar que estábamos en un lugar sin igual. ¡Y no por que fuésemos nosotros…!

Gracias a nuestro anfitrión Pepe Ferrer, pudimos compartir mesa con ambos hermanos y nos contaron, entre otras muchas cosas, cómo empezaron en el negocio, de cómo Fernando Bigote (el cocinero) y a pesar de tener 65 años tiene muchas ganas de aprender y seguir con esto pues es algo que le apasiona, de cómo una taberna usada por los pescadores para repartir las ganancias según bajaban del barco se ha convertido en lo que hoy es… Estuvimos cerca de 2 horas hablando: ¡Una tertulia que quita el sentío!

Este fue el día que aprendí a comer langostinos a la forma gaditana o, por lo menos, sanluqueña. ¡Todo un arte!

Os dejo un video, rodado por mi compañero de viaje Andoni Munduate, y con Pepe Ferrer como modelo de excepción, quitando el rejón del langostino para comer lo que, tal y como descubrí, es la mejor parte del langostino.

*trabajar: Es la forma particular que tiene Pepe Ferrer comer: trabajar=comer.