Archivo de la etiqueta: taxi

Currytrip DIA 11 – Paseo por el mercado de Calcuta y el atardecer en el Victoria Memorial

11/22 · (2012-10-29)

Nos levantamos medianamente pronto para ir a un mercado local, que nos han recomendado pasar por alguno en India. Podíamos haber ido en taxi, porque está bastante lejos, pero decidimos ir callejeando para descubrir Calcuta.


El mercado está resultando un completo fracaso y agobio por la cantidad de pesados que nos siguen todo el rato, sin dejar de molestar e, incluso, agarrando para vendernos cosas. Jugamos con ellos a girar, separarnos pero les da igual: tienen menos que hacer que nosotros.


Como decía, es un fracaso de excursión hasta que descubrimos la zona del matadero. Si, en mitad del mercado hay una zona en la que matan a los animales (cabras y gallinas sobre todo). Allí también encontramos a unos niños pastores con los que jugamos un rato y hicimos unas cuantas fotos. ¡No sabéis que cara ponen al verse en las pantallas de la cámara!¡Con qué son felices!


Al salir, vamos a comer un espectacular Egg and chicken rollin en Kati Roll, un puesto callejero del que todo el mundo habla y que aparece hasta en las guías. Increíblemente barato y delicioso.


Andoni quiere tomar el té en el hotel Taj Bengal, así que empezamos a andar en esa dirección, con tan buena suerte que atardece justo en frente del Victoria Memorial. Poco tiempo tenemos para hacer fotos, pero decidimos entrar y dar una pequeña vuelta porque la luz es impresionante. Si ya íbamos tarde, ahora vamos mucho más.


Seguimos caminando rumbo al Taj Bengal teniéndonos que agachar por los vuelos rasantes de unos murciélagos del tamaño de gatos. La caminata es digna de mención, pero seguimos embobados con el pais.

Estando tomando el té (yo un brownie con helado de vainilla), nos llama Iñaki que está con los ex-pat, que si nos animamos a cenar con ellos. ¡Pues claro!

Quedamos en el restaurante Peter Cat, en el centro de Calcuta, así que cogemos un taxi. La cena, y posterior sobremesa, se alargó hasta bien entrada la noche…

#Currytrip DIA 10 – Paseo por Victoria Memorial, Catedral de Saint Paul, los taxis Ambassador y vistas de Calcuta desde la terraza del Blue & Beyong

10/22 · (2012-10-28)

Nos llaman (despiertan) a las 8.30AM para saber si vamos a desayunar. Les decimos que no. A las 9,30AM nos llaman (despiertan) otra vez, a ver si vamos a desayunar. A las 10.00AM nos tocan el timbre a ver si queremos que nos hagan la habitación, así que decidimos levantarnos, que es lo que parece que quiere todo el mundo.

Salimos del hotel sin rumbo fijo, saliendo hacia “Victoria Memorial” (edificio construido cuando India era parte del Imperio Británico para  homenajear a la Reina Victoria tras su muerte en 1901) pero, para ello, cogemos el camino largo y queremos atravesar el parque que lo preside. Es impresionante cómo aprovechan todos sus espacios, desde las explanadas para jugar al cricket (varias partidas simultáneas) y volar las cometas (con cuerdas larguísimas que casi no dejan ver la cometa en el cielo), y sus sombras para descansar. ¡Un paseo espectacular!
Llegamos al Victoria Memorial con intención de entrar (actualmente es un museo) pero solo podemos acceder a los jardines por que está cerrado. Aun así es un paseo por sus zonas verdes es impresionante…

Rodeamos todo el edificio, paseando y mezclándonos entre las parejas jóvenes que aprovechan sus esquinas para juntarse. Le piden a Andoni que hagan una foto, y cuando va a coger la cámara, descubre que lo que querían era hacerse una foto con él.

De allí fuimos a la Catedral de Saint Paul. Su torre es muy parecida a la que preside la bahía de Westmister en Londres. Supongo que todo esto tiene “algo que ver” con que India fuese colonia inglesa…

Paseamos mucho, quizá demasiado. Nos dimos cuenta de la cantidad de taxis que hay en Calcuta, llegando a colorear de amarillo casi cualquier carretera. Y es que por ley, los taxis tienen que ser del modelo “Hindustan Ambassador Classic”.

Tarde, quizá demasiado también, decidimos comer en el mejor italiano de Calcuta “Fire & Ice”. Tenía ganas de comer algo de pasta, así que elegimos una pizza con pepperonis y pasta con espinacas. Ambas, muy ricas. Para beber, descubro la cerveza King Fisher (la más típica en India), que tiene la friolera de 650ml y vuelan como si nada…

Mientras estábamos comiendo/merendando, nos llama Iñaki, que estaba con otros  ex-pat  en la terraza (baja) del Hotel  Fair Lawn. En esa preciosa terracita, cayó otra King Fisher de 650ml. De camino, vamos encontrando una Calcuta un poco menos turística, con partes con mucho encanto y otras que no lo tienen tanto…

De ahí subimos a la terraza del Hotel/restaurante Blue & Beyong donde tenemos unas vistas espectaculares del skyline de Calcuta (y, de paso, otra king fisher). Las cervezas a las espaldas dan pie a conversaciones y debates geniales llegando, incluso, a discutir con el camarero para que nos sirviese unas “Standard chips”.

Vamos para el hotel sobre las 23.00h, y de camino, paramos a picar algo en un Mc Donald’s, que con 3 cervezas de 650ml a mis espaldas, necesito sustancia en el estómago antes de dormir. Llegamos al hotel y nos encontramos la habitación sin hacer. ¿No tenían tanta prisa?

#Currytrip DIA 9 – Reserva y viaje desde Jaipur a Calcuta vía Delhi

9/22 · (2012-10-27)

Nos levantamos tarde, vamos a reservar el billete para irnos al día siguiente a Calcuta desde Jaipur pero ya no hay… ¡Han volado! (valga de redundancia). Nos ponemos a buscar opciones para ocupar los días antes de ir a Calcuta y sale la opción de pasar unos días en Bombay pero cualquier pago con tarjeta internacional no es factible. ¡Estamos atrapados!

Llamamos a Gattu y se acerca al hotel y, después de explicarle nuestros problemas, nos sugiere ir de Jaipur a Delhi (bus o tren) y de ahí, vuelo a Calcuta. Es el “viaje más natural”, dice. Pinta muy bien, peeeeeeeero hoy es el día grande de Jaipur y todos los buses/trenes para mañana están repletos en cualquier dirección; tanto saliendo como entrando de Jaipur. Gattu nos comenta que tiene un amigo en una agencia, que igual puede hacer algo, así que nos montamos los 3 en su moto, Gattu, yo y Andoni (en ese orden para que entendáis la foto de abajo), no somos precisamente pequeños, todos sin casco, y vamos rumbo a la agencia pero, al llegar, descubrimos que esta cerrada… ¿No hemos dicho ya que era el día grande de Jaipur? Así que toca volver al Hotel. Los tres. Sin casco y, esta vez, además, en dirección contraria. ¿Quién dijo miedo?

Gattu llama a su amigo de la agencia (le suele reservar sus viajes) y nos coge un bus para Delhi hoy mismo a las 22.30h y, bajarnos en Dhaula Kuan y allí coger un tuctuc que nos lleve directamente al aeropuerto porque tenemos el vuelo a Calcuta a las 9.30h de la mañana.

Hemos tardado como 3 horas en comprar todos los billetes, porque el chico de la agencia no acertaba a escribir bien el nombre de Andoni Munduate (Antoni Mumduate) y lo ha escrito mal 3 veces…

No estaba en los planes, pero salimos un día antes de lo previsto rumbo Calcuta, así que tenemos que avisar en el hotel que necesitamos nuestra ropa lavada antes de las 20.00h y al primo de Andoni, que en menos de 24h estaremos por Calcuta.

Llaman a Gattu avisándole que ha venido el fontanero con el baño nuevo, así que nosotros cenamos algo rápido y preparamos las maletas. A las 21.30h viene Gattu a despedirse y avisa al chico del tuctuc dónde nos tiene que dejar exactamente ya que la parada es “la urbana”. Menos mal que el chico del tuctuc estaba avisado, porque ¡eso no parece una parada de bus!

A cada bus que llega a la “parada”, vamos “preguntando” (con la reserva en la mano) si ese es nuestro bus hasta que, finalmente, el chofer de un Volvo nos dice que sí. El bus concuerda con la hora así que, nos subimos. No muy seguros.

Justo delante tenemos un bebe de no más de 2 meses llorando. Durante el viaje, se pega un pedazo de eructo y Andoni suelta: “Señora, ha tenido usted un indio”. Gattu nos dijo que teníamos que ir a la terminal 1D (vuelos nacionales) y para ello, lo mejor era bajarse en la parada Dhaula Kuan.
Después de preguntar en todas las bajadas, bajamos. Andoni pisa a un niñito indio que, entre el peso de Andoni y que todos van en chancletas, se pone a llorar como un descosido. Ya tenemos a todos los indios mirando. Además, como nos ven los únicos blanquitos, empiezan a llegar los conductores de los tuctucs y los taxistas para llevarnos al aeropuerto. Todo esto, a las 4 de la madrugada. Nosotros, impasibles, ni caso a ninguno. Vamos a la cola de pre-order taxi y por 90r cogemos un tuctuc al aeropuerto.

Hace bastante frío y estamos muy cansados, pero lo primero que hacemos al llegar es facturar y cenar/desayunar una hamburguesa del KFC a las 5:00AM. Encima y para nuestra suerte, muy picante. A las 6:00h Andoni desayuna un chocolate caliente con un bollo. La espera se hace larga y hablamos, incluso, de cómo vuelan los aviones. Yo espero de pié, porque me da miedo sentarme y dormirme…

[Como soy muy tonto, estas dos últimas fotos se llaman “En fila India”.]

Llega la hora de embarcar, montamos y vamos todo el vuelo paralelo al Himalaya. ¡Qué pasada!

Según vamos descendiendo descubrimos que la polución no es cosa solo de Delhi y que Calcuta también la tiene en abundancia.
Aterrizamos y cogemos un taxi hasta la casa de Iñaki, el primo de Andoni. Yo voy como un niño pequeño mirando todo por la ventana. Cientos de cosas me llaman la atención a pesar de llevar unos días en India ya…